Un festejo sobrenatural

5 abril, 2016

En la tarde del 5 de abril de 1992 se jugaba un clásico bastante pasional, de los más importantes del fútbol doméstico, en aquella tarde se vivió un hecho que desafió las leyes de la naturaleza nada mas y nada menos que en el clásico de las diagonales… Estudiantes frente a Gimnasia y Esgrima de La Plata.

El atractivo del encuentro se lo lleva el equipo locatario, en aquel entonces dirigidos por Gregorio Perez, que en las 6 primeras fechas del Clausura 92 no había conocido la victoria. El equipo estaba en un mal momento y justo tenían que jugar el clásico en condición de visitante, partido difícil…

El primer tiempo no tuvo ningún hecho para el recuerdo, entonces tenemos que dar un salto hasta los nueve minutos del segundo tiempo, donde un tiro libre le dio a Revisionismo Histórico miles de razones para llevar a cabo esta dulce historia llena de color, en este caso blanco y azul marino. Porque el uruguayo José Perdomo no perdonó al arquero Marcelo Yorno cuando se dispuso a ejecutar el tiro libre desde larga distancia, el partido se puso 0-1 y el equipo visitante estaría a punto de cortar la racha negativa frente a su eterno rival.

Las miles de razones para traer este recuerdo a la mesa son justamente las miles de personas festejando el gol del uruguayo. Fue tanto el fervor, tanto el grito de gol, tan fuertes los saltos, tantos los hinchas de aquel partido que el Observatorio de la Ciudad de La Plata registró movimientos sísmicos en dicha ciudad al mismo horario del gol. Al parecer los 10.000 hinchas saltaron al mismo tiempo sobre los tablones de madera del estadio y sacudieron las estructuras de hierro haciendo que se sacuda la tierra creando el sismo, es por esa razón que el festejo se volvió sobrenatural…

Facebook