LA HONESTIDAD INTELECTUAL PARA CONTAR LA HISTORIA

6 agosto, 2020

Por Marcelo Baffa

Cada vez se hace más difícil hacer que se entienda el significado de estas dos palabras: honestidad intelectual. El Revisionismo Histórico del Fútbol  lo único que aspira es a dar a conocer la historia completa, a tratar de esclarecer las dudas, siempre con documentos que avalen los datos relevados. Sin embargo, como toda investigación (esto también pasa en otros ámbitos como en la política) a veces los receptores de la misma condicionan las estadísticas por «intereses» o simplemente por torcer la realidad.

En Revisionismo Histórico tenemos muchísima gente que avala nuestra investigación y que incluso colabora con documentos inéditos para hacerla más precisa y veraz. Pero también encontramos detractores de nuestro trabajo: muchos fanáticos fundamentalistas que «acomodan» la historia a su conveniencia. Allí surge el título de esta nota. Carecen de «honestidad intelectual«. 

El discurso de los negacionistas tiene varias frases: «Ustedes venden humo», o «los de Revisionismo Histórico son hinchas de Racing y Huracán», o «siempre sólo nos contaron los títulos profesionales», o «el Amateurismo no se cuenta porque hubo muchas irregularidades». Sobre esto último, les digo que en el Profesionalismo también hubo innumerable cantidad de irregularidades. Eso es propio de nuestro fútbol y de todas las épocas en la Argentina. Pero no por eso los torneos anteriores a 1931 van a dejar de ser oficiales ni tampoco por eso carecerán de validez.

Hago hincapié en dos historiadores para desarrollar lo que quiero expresar: Jorge Iwanczuk y Pablo A. Ramírez. Comienzo por el segundo, con su magnífica obra «Historia del Profesionalismo», que se editó en los años 70 y abarcó toda la era rentada (1931 hasta 1977), con formaciones de equipos, resultados y tablas de posiciones. A partir de ese trabajo, los medios actualizaron los historiales y contabilizaron solamente esa época, ya que ningún periodista de ningún medio se tomó el trabajo de investigar la época anterior al profesionalismo. Pero años más tarde el historiador Jorge Iwanczuk publicó «Historia del Fútbol Amateur en la Argentina», en donde se abarcaban todos los torneos y copas jugadas, desde 1891 hasta 1930, con resultados e historiales. Pero muy pocos en los medios se tomaron el trabajo de sumar ambas eras, como corresponde, y llegar a la historia total. 

Ese trabajo lo realizamos en Revisionismo Histórico. Porque consideramos que los clubes no nacieron en 1931 ni empezaron a jugar en esos años. Los equipos venían compitiendo oficialmente desde mucho antes. Y nos encontramos con que Racing ganó un heptacampeonato, dos ligas más y 9 copas nacionales; con que el legendario Alumni era invencible; con que Boca ganó 6 ligas, 6 copas nacionales y 2 copas internacionales y realizó una formidable gira por Europa en 1925; con que San Lorenzo ganó 3 ligas y 2 copas internacionales en ese período; River ganó 1 liga, 1 copa nacional y 1 copa internacional y Huracán ganó 4 ligas y 3 copas nacionales, por citar algunos clubes. También se observa que Gimnasia y Esgrima la Plata sí fue campeón de liga una vez (en 1929), desterrando el concepto inadecuado de que el Tripero nunca ganó un torneo oficial (con los años sumaría además la copa Centenario en 1994, su segundo logro).

Hace algunas horas, el 5 de agosto, se cumplió un aniversario del voto proporcional que dio comienzo al apodo de los «cinco grandes», que promulgó la AFA en 1937 y que le otorgaba voto triple a los clubes que tuvieran más de 15 mil socios, más de 20 años de actuación consecutiva y hubiesen sido campeones en dos o más temporadas. En esa situación se encontraban River, Boca, Racing, Independiente y San Lorenzo, que por eso ostentan el «apodo» de «cinco grandes» (en 1941 se agrega a Huracán a ese grupo selecto). Si hacemos la cuenta, veremos que la AFA contabiliza sus campeones desde el Amateurismo, sin separar eras, porque 1937 menos 20 es igual a 1917. O sea que la AFA contabilizó SIEMPRE todos los títulos (como los reflejan claramente las MyB de distintos años). 

En cada época hay clubes que se destacan más que otros. Allí surge el «problema» para los fanáticos y fundamentalistas. En el Amateurismo, Racing (considerado el primer club «grande» de la Argentina), ganó más títulos que su rival Independiente y eso hace que muchos fanáticos del Rojo sean negacionistas de la historia completa por el simple hecho de que la Academia los supera en esa época y se les acerca en la suma total de títulos. Lo mismo pasa con Huracán. El Globo en la Era Amateur ganó 4 títulos de liga y, de esa forma, queda desterrado el hecho de que el equipo de Parque de los Patricios obtuvo solamente un torneo de liga en la historia (el Metropolitano de 1973). Y eso al fanático de San Lorenzo no le gusta. Tampoco al fanático de CASLA le gusta contar el historial completo ante Boca Juniors, porque en lugar de 8 partidos (sólo reflejando la era profesional), le lleva solamente uno de ventaja si se considera la historia completa. Y varios fanáticos fundamentalistas de River niegan los torneos de antes de 1931, porque el Millonario solamente ganó 1 sola liga, la de 1920. 

Ahí está lo que marcamos sobre la «Honestidad Intelectual». Por las diferentes redes sociales, estamos hartos de contestar a estos fanáticos, que hasta «sacrifican» sus propios logros con tal de tener más que el rival, o sea que les interesa restarle estrellas a sus adversarios. Nosotros tratamos de hacerles entender a estos hinchas que los clubes actuales de primera división en su mayoría son centenarios, y que desde antes de 1931 también competían en torneos oficiales. En la Era Amateur los arcos medían igual que ahora, la pelota era redonda, los partidos se ganaban por goles y en los torneos los campeones eran los que mayor cantidad de puntos acumulaban, igual que en la actualidad. 

La historia es una sola. Al Revisionismo Histórico lo apoyan una serie de historiadores que investigaron al fútbol argentino desde sus orígenes hasta el presente. No nos mueve nada más que las ganas de que la historia se cuente completa. En nuestro grupo hay hinchas-historiadores de todos los clubes, no sólo de Huracán y Racing como se empeñan los negacionistas en decir, tratando de desacreditar nuestras investigaciones. Solo se trata de tener «honestidad intelectual» para aceptar la historia tal cuál es y contarla en forma completa.

Facebook