¿COMO SE DETERMINA SI UN CLUB DEBE SER CONSIDERADO GRANDE?

10 abril, 2020

Por Marcelo Baffa

La eterna pregunta que se hace el lector aficionado al fútbol: ¿Qué necesita un club para ser considerado grande?El tema es muy subjetivo. Para algunos, los que adhieren como bandera la ¨»cultura de los triunfos», se considera solamente como tal al club «que haya ganado mayor cantidad de títulos». Para otros, los más «románticos», ese es uno de los ítems, uno de los condimentos para ser considerado «grande». Mi postura para considerar la grandeza de un club es hacer un promedio de varios puntos, a saber: títulos obtenidos, cantidad de socios, popularidad, grandes jugadores, estadio, aportes a la Selección Nacional, figuras emblemáticas, fidelidad de su hinchada, raigambre popular y actuación en los grandes clásicos. Haciendo un promedio de todo eso podríamos llegar a la conclusión de si un club realmente debe ser considerado «grande». La grandeza no es algo que se pueda cuantificar. Y aclaro que solo cuestiono en esta lista al ítem  «socios», porque la cantidad de asociados, marca la importancia del club, no del equipo de fútbol. Un club puede tener muchos socios, pero no ser considerado su equipo de fútbol como «grande» (ejemplo el Ferro C. Oeste de los ochenta) También habría que diferenciar «cantidad de hinchas» y «convocatoria». Un ejemplo de ello serían Nueva Chicago y Chacarita Juniors, que a nivel país no tienen muchos hinchas, pero sí una gran convocatoria cada vez que juegan sus partidos como locales, llenando sus estadios en los torneos de AFA. Cuando se habla de grandeza, la historia del fútbol argentino abarca a los clubes que según la AFA en el año 1937 tuvieron voto triple en la Asociación, tales los casos de River Plate, Boca Juniors, Independiente, Racing Club y San Lorenzo de Almagro, considerados como los «Cinco tradicionales históricos grandes del fútbol argentino», a los que en el año 1941 se les sumó Huracán, también considerado así por la AFA. Por aquellos años les seguían en importancia Estudiantes y Gimnasia y Esgrima La Plata que tenían en AFA voto doble, mientras que los demás solamente tenían voto simple.En cambio si aplicamos la «Cultura del éxito», muy de moda por nuestros días, fogoneada por varios importantes medios deportivos y por algunos comunicadores, llegaríamos a la conclusión de que Arsenal de Sarandí (por citar un ejemplo), sería más grande que Huracán, ya que el club de Sarandí ganó 2 copas internacionales contra ninguna del Globo, puesto que según esos comunicadores, las copas internacionales son «más importantes» que los títulos locales (aclarando por supuesto que el Club de Parque de los Patricios tiene 13 títulos oficiales totales en su historia y Arsenal ostenta 5 logros). O como escuché a varios colegas argentinos, integrantes de una importante cadena deportiva internacional de TV, discutir sobre esto, y uno de ellos (relator él) definía a Estudiantes de La Plata como «más grande que San Lorenzo de Almagro», porque «tenía 4 Libertadores, contra 1 sóla del azulgrana», cosa que no comparto en lo más mínimo. Por eso lo de la subjetividad en este tema, en donde nunca podremos saber a ciencia cierta quién es «el más grande de todos», porque todos aplicamos razonamientos diferentes. Otra cosa que no hay que confundir es grandeza con popularidad. En eso sí exceptúo a River y Boca, que sin duda alguna son los clubes más populares de la Argentina. En cualquier pueblito o pequeña ciudad, paraje o estación de la Argentina siempre hay algún hincha de River o de Boca, incluyendo también países limítrofes y otros lugares del mundo. Tampoco dejo de citar a Talleres y Belgrano; Unión y Colón,  Rosario Central y Newell´s Old Boys y San Martín y Atlético Tucumán, que en sus zonas de influencia (Córdoba, Santa Fe, Rosario y Tucumán respectivamente), tienen gran cantidad de hinchas. En esos casos es bueno destacar que la continuidad en primera división (juegan los torneos de AFA desde 1939), hace que los dos rosarinos tengan un amplio historial deportivo, coronado también con títulos (11 de Central y 9 de Newell´s) entre locales e internacionales. Entrando en la subjetividad de cada uno, yo destaco a Talleres de Córdoba, no sólo por su arraigo popular, sino también por aquellos grandes equipos dirigidos por Angel Labruna y Roberto Saporiti, que fueron protagonistas de los antiguos torneos Nacionales y que permitieron que la AFA lo incorpore directamente en sus campeonatos por aquella famosa ley 1309, que disponía que «todo equipo afiliado indirectamente, que llegara a las instancias finales de un torneo Nacional 2 veces en un lapso de 3 temporadas consecutivas, pasaría a jugar los torneos regulares de Primera División. La «T» se ganó ese derecho, ya que entre 1974 y 1980 jugó una final (en 1977), dos semifinales, un cuarto de final y dos rondas finales de los antiguos «Campeonatos Nacionales». Siempre destacando que se toma como parámetro a TODA LA HISTORIA COMPLETA, desde la fundación de los clubes, abarcando las eras Amateur y Profesional.En resúmen, la «grandeza» de un club no es un hecho cuantitativo, sino cualitativo. Es un promedio de varios factores y no una mera suma de títulos ganados. 

Facebook