El “Expreso” de 1933

11 agosto, 2016

por Carlos I. España*

En 1929 los representantes de Gimnasia y Esgrima La Plata ya habían avisado dándole la obtención del campeonato al club y sus simpatizantes, tras vencer a Boca Juniors en la final. Y en 1933 dieron inicio a una campaña arrolladora sorprendiendo a todos los aficionados futboleros.

Terminada la tercera fecha el conjunto “tripero” ocupaba la punta del torneo en soledad luego de haber vencido a su clásico rival  -Estudiantes-  por 2-0 en calidad de visitante, y luego a Vélez Sarsfield y Tigre por 4-0 y 3-2, respectivamente. En las jornadas siguientes continuaron los triunfos, ya que el equipo venció, entre otros, por 5-2 a Boca Juniors, 4-2 a San Lorenzo de Almagro y 2-1 a River Plate, el último campeón. Así, al concluir la primera rueda del campeonato, Gimnasia era el líder con 27 puntos obtenidos ya que venció en 12 cotejos, empató 3 y solo cayó en 2, ante Independiente y Platense. El  diario Crítica lo bautizó como “el tren expreso” porque no se detenía ante nada.

Más insólito fue lo que sucedió en la primera fecha de las revanchas. Los jugadores del bosque platense se negaron a jugar por un problema económico que los dirigentes no solucionaron y el equipo, con integrantes amateurs, vencieron de nuevo a Estudiantes, en esta ocasión por 1-0.

Faltando jugarse nueve fechas de la competencia, ante la avasallante perfomance del “Lobo”, comenzaron a aparecer los “errores” de los jueces perjudicando siempre al conjunto de la ciudad de las diagonales. En la jornada 26ª Gimnasia cae vencido luego de ir en ventaja 2-1, por 3-2 ante un Boca Juniors que convierte un gol por un penal cobrado que no existió y se lleva otra conversión, esta vez en posición adelantada. Pocas semanas después, en la 28º fecha, se producía un fuerte cruce teniendo como protagonistas al potente Gimnasia y San Lorenzo. En el segundo tiempo del partido, mientras los “santos” vencían 2-1, el defensor azulgrana Fossa cometió un violento penal que el árbitro, en forma sorpresiva, cobró como un tiro libre fuera del área que no tuvo mayores consecuencias. En los minutos siguientes el arquero de Gimnasia atajó un disparo en buena forma pero el juez consideró que había detenido el balón dentro del arco, alterando al público del “Expreso”.

Ante tamañas injusticias, los jugadores de Gimnasia se sentaron en el campo de juego dejando que sus rivales jugaran a voluntad, moviéndose solamente para sacar del medio cada vez que san Lorenzo convertía un gol. El partido fue finalizado antes de tiempo con un marcador de 7-1, consagrándose de ese modo lo que tal vez haya sido el acontecimiento más sinvergüenza e infame en toda la historia del fútbol argentino.

La continuación de la competencia mostró al equipo albiazul jugando sus partidos dominado por un bajón anímico motivado por las arbitrariedades cometidas por los jueces en su contra y resultó campeón San Lorenzo de Almagro.

La formación titular del recordado plantel era: Herrera; Evaristo Delovo y Recanatini; Oscar Montañez, José María Minella y Miguens; T. González, Palomino, Arturo Naón, Zoroza y Morgada. DT: Emérico Hirschl. También jugaban en este campeonato: Martín, Farías, Belli, Curell, Garza, Gainzarain y Manuel «Ajito» Fidel. Quedó para la historia por ser el primero que quiso entreverarse con los grandes y al que no se lo permitieron. Su fútbol arrasador y su potencia ofensiva, fueron los mejores argumentos.

 

Fuentes:
“Historias negras del Fútbol Argentino”, Alejandro Fabbri, Capital Intelectual, 2008. 
http://www.pasiontripera.com.ar/
442.perfil.com/2013-03-12-200375-al-expreso-no-lo-dejaron-salir-campeon/
http://www.gimnasia.org.ar/

*Miembro del C.I.H.F. (Centro pala Investigación de la Historia del Fútbol)

Facebook