“El superprofesionalismo de la Premier League jamás hizo invisible a los remotos campeones del Siglo XIX”

6 agosto, 2016

“El superprofesionalismo de la Premier League jamás hizo invisible a los remotos campeones del Siglo XIX”

Waldemar Iglesias es una de las plumas más antiguas en la sección deportes  del diario Clarín,  co autor junto a Oscar Barnade de los libros “Todo sobre la selección” y “Mitos y creencias del fútbol argentino”, y basto conocedor de la historia del fútbol,  fue uno de los primeros en su rubro en impulsar el reconocimiento de la historia completa del fútbol en nuestro país.
Fundador de Planeta Redondo en la sección Deportes del matutino, donde narra particulares anécdotas del deporte más popular situadas a lo largo y a lo ancho del globo, vuelca en esta entrevista definiciones sustanciosas sobre el pasado y el presente del fútbol.

Algunos años atrás un grupo de historiadores presentó una investigación que recupera  los datos completos de toda la etapa fundacional del fútbol. Esas estadísticas que siempre fueron oficiales fueron publicadas en la web de la AFA. ¿Por qué pensás que tomó tanto tiempo  esa determinación?

Es una cuestión de arrastre. Tiene mucho que ver con cierto desdén en la investigación de los tiempos fundacionales del fútbol argentino y con la necesidad de simplificar. Fue, de algún modo, un error repetido que se fue transformando en una falsa verdad.

¿Esto alcanza para reconfigurar el imaginario nacional del fútbol respecto a la división entre ambas etapas?

El Revisionismo Histórico y la tarea del CIHF y de muchos periodistas afines a la idea de -como corresponde- contar la historia completa lograron algo muy importante: desactivar la continuidad de ese error repetido. Ahora, está claro, hay mucho más rigor respecto de la historia del fútbol argentino en los tiempos de la era no rentada.

¿Cómo asimilaron estos cambios en la redacción de Clarín?

Con naturalidad. Sobre todo a partir del trabajo de Oscar Barnade, periodista y estupendo hurgador de la historia. Los historiales ya se cuentan desde 1891, los títulos se presentan en su totalidad… Ningún misterio. Lo que corresponde.

Hasta la década del ’70 se contabilizaban todos los títulos de los clubes. ¿Cuál fue el motivo de la invisibilización del llamado amateurismo y qué papel jugaron los medios de comunicación en ese sentido?

El libro en fascículos de Ramírez tuvo un rol central. Como allí estaban todas las estadísticas del profesionalismo, las bases de datos se comenzaron a confeccionar con ellas. El amateurismo era un territorio remoto, poco investigado. A principios de los 90, con la publicación del libro de Jorge Iwanczuck -“Historia del fútbol amateur en la Argentina”- comienza a repararse aquel olvido. Y de a poco, los medios comienzan a hacerse eco.

La primera edición de la FA Cup (Inglaterra) se jugó en 1871 y en España, la primera edición de la Copa del Rey fue en 1903.  Ambas mantienen un fuerte reconocimiento y regularidad. ¿Por qué consideras que ha costado tanto en nuestro país la regularidad y reconocimiento de este tipo torneos locales y federales?

La falta de regularidad de las competiciones tiene que ver claramente con la desorganización del fútbol argentino, sus constantes cambios. El reconocimiento tiene que ver con lo mismo que comentábamos en respuestas anteriores: la falta de datos completos precisos. Hoy, eso ya no pasa. Internet, en ese sentido, cumplió un rol fundamental: acercó la información y la difundió de estupendo modo. Los datos ya no están en los preciosos misterios de las bibliotecas. Hay muchos sitios muy valiosos y confiables que ofrecen la información.

Poder económico, cifras siderales, jugadores modelos de grandes marcas dentro de la cancha. ¿Es compatible el exitismo y la premisa del “todo vale”  con la posibilidad de forjar una cultura distinta desde el fútbol? 

El fútbol suele ser un espejo preciso para retratar otros aspectos de la sociedad. Puede ser territorio mágico de episodio divinos o retrato de muchas miserias a cada paso. El fútbol es un mundo que contiene muchos mundos. El exitismo y el todo vale entre ellos. Pero también las pequeñas historias de lealtades, de solidaridad.

¿El fútbol espectáculo atenta contra la historia del fútbol?

No. Es una manifestación distinta dentro del mismo deporte. El perfecto ejemplo es el fútbol británico: el superprofesionalismo de la Premier League jamás hizo invisible a los remotos campeones del Siglo XIX. Al contrario, cada aniversario invita a la celebración en tiempo presente.

¿Se reconfigura de alguna forma el concepto de profesionalismo, porque en la década del ´20, aparecía este  concepto vinculado a todo aquel que se dedicaba racionalmente a la actividad y realizaba un entrenamiento sistemático , y de un momento a otro vemos el profesionalismo estrictamente vinculado a la mercantilización?

La impresión es que se está viviendo, sobre todo al nivel de las grandes Ligas, un imperio de las corporaciones. Los grandes clubes son eso: seleccionados multinacionales de futbolistas multimillonarios. Con dueños de orígenes lejanos que muy de vez en cuando se sientan en una platea, que jamás se quejarán en voz alta por un penal que no fue. Dentro de ese escenario, se pueden producir -sin embargo- pequeños milagros ocasionales como que el Alcorcón golee al Real Madrid o que el Leicester gane la Liga inglesa. En esa épica todavía sigue latiendo el fútbol como juego de desenlace imprevisible.

El derrotero histórico del fútbol indica que el dinero y la mercantilización siempre fueron modificando aspectos del deporte. En su momento el llamado “marronismo”  funcionó de bisagra. ¿Hacia dónde pensas que va el fútbol y cómo lo ves en el futuro?

El pase del amateurismo al profesionalismo no fue una modificación deportiva: apenas un cambio en las relaciones laborales (club-jugador). El carácter superprofesional que está alcanzando en las últimas dos décadas también se parece a aquello. El fútbol sigue siendo el mismo, pero las diferencias a nivel de clubes entre los gigantes de Europa y el resto se acrecienta. El Mundial de Clubes de la FIFA es un reflejo de eso. Europa lo domina y lo seguirá dominando…

¿Existió en algún otro momento de la historia una crisis de tal envergadura como la que acontece hoy la AFA?

No tan visiblemente grave. Pero las intervenciones de los Gobiernos militares siempre fueron -por su condición natural- muy traumáticas.

¿Recordas hechos históricos similares a los ocurridos con la Selección en la última edición de la Copa América, como por ejemplo la renuncia de Messi?  

El recibimiento al plantel argentino tras la eliminación mundialista en 1958 fue definitivamente más hostil… La renuncia de Messi es un capítulo significativo, aumentado por la dimensión del futbolista que decidió no seguir en el equipo.

La esencia deportiva  ha sido siempre la  misma (once contra once, quien hace mayor cantidad de goles en el arco contrario gana, etc) , a priori de pequeñas modificaciones en reglamentos. ¿Qué valores o cuestiones simbólicas tomarías de la primera etapa del futbol argentino que consideras que hoy se han perdido?

Básicamente dos: el apego a cierto carácter lúdico vinculado al deporte y el vínculo afectivo con el club.

 

 *Entrevista realizada por Diego Bartalotta, licenciado en Periodismo e investigador social.

Facebook