“Pensar que la historia empieza cuando nosotros nacemos es una tentación absoluta”

31 mayo, 2016

Ezequiel Fernández Moores , columnista del diario La Nación y una de las plumas más lúcidas del periodismo argentino, reflexionó sobre la historia del fútbol argentino y la necesidad de seguir visibilizando los historiales de manera unificada. Lo entrevistamos para la web del revisionismo histórico del fútbol y nos dejó algunas impresiones para contribuir al debate.

 Hace tres años un grupo de historiadores presentó una investigación que recupera  los datos completos de toda la etapa fundacional del fútbol. Esas estadísticas que siempre fueron oficiales y estuvieron homologadas por la AFA  fueron recientemente  visibilizadas en su web. ¿Por qué pensás que tomó tanto tiempo  esa determinación?

Supongo que en buena parte gracias al trabajo serio de los historiadores, más allá de alguna interna que pudo haber sucedido en la AFA.  Como decía el “Bambino” Veira la base está.
La base estaba y son esas cosas que muchas veces se pretenden ignorar, sin embargo en determinado momento se hace imposible seguir esquivando la historia.  Entonces cuando el trabajo se realiza seriamente, con solidez argumentativa, es innegable. No se puede seguir tapando el sol con la mano. Es fantástico poder entender que el mundo no comienza cuando nosotros nacemos.

¿Esto alcanza para reconfigurar el imaginario nacional del fútbol respecto a la división entre ambas etapas?
No sé si alcanza, confió más la memoria popular que en reglamentos y decretos. Esto recién comienza, seguramente se necesiten años de insistencia en el mejor sentido de la expresión,  por ejemplo: cada vez que se recuerda a un campeón se recuerde a todos los campeones, cada vez que haya un historial, el mismo incluya a todos, pero para todo ello se necesitan años, persistencia y continuidad en el tema.

Haciendo un paralelismo con el revisionismo histórico tradicional que busca la reinterpretación de hechos históricos a la luz de nuevos datos ¿cuáles consideras que pueden ser los conceptos que unifiquen estas dos etapas?

Cuando el trabajo es consistente, serio, sólido y continuado, hallamos allí la mejor arma.
Considero que, no unificar, sino pensar que la historia empieza cuando nosotros nacemos es una tentación absoluta, un atajo, y encima los medios de comunicación, la cultura mediática predominante fomenta mucho ese atajo: omitir la historia que no nos interesa. Creo que esa es un arma en contra. Hay un sector del periodismo que ha entendido esto y lo ha defendido, esto también es clave.

Haces mención a los medios de comunicación, que de alguna manera impulsan ese “quiebre” en la década del ´70. ¿Por qué en ese momento?

Creo que hay algo de futbol espectáculo por un lado, por otro, la cuestión del ganador, la sociedad que comienza a dividir mucho entre ganadores y perdedores. Surge  la cultura en términos de dinero, entonces cuando la cultura pasa a estar medida en términos de dinero y el poder económico en el mundo comienza a mostrar los dientes, a mostrar su capacidad, entonces estos valores, que exceden al futbol, expresan que todo vale cuando hay dinero,  jugar por la camiseta ya no. Entonces en el profesionalismo, algo también muy cultural, lo de antes no valía porque no había dinero, incluso como si no hubiera dinero antes de ellos. Hay mucha ignorancia.

Se reconfigura de alguna forma el concepto de profesionalismo, porque en la década del ´20, aparecía este  concepto vinculado a todo aquel que se dedicaba racionalmente a la actividad y realizaba un entrenamiento sistemático , y del golpe el profesionalismo los vemos vinculado a la mercantilización

Entiendo que tiene que ver con esto: el dinero pasó a ser demasiado decisivo en la vida de los países, pueblos y sociedades, cuando aparece el FMI, la fortaleza del mercado y la cultura se impregna mucho de estos, el discurso mediático se sumó a eso y con todo ellos es complejo competir.

Tratando de pensar una respuesta en términos históricos sociales ¿La invisibilización puede tener que ver con la función social de los clubes en las primeras décadas del siglo 20 y que hoy ya pocos cumplen?

De manera limitada algunos cumplen cierta función social y tienen vínculos con su comunidad, pero no estamos en los años 50 donde los clubes era mucho más polideportivos que lo que son hoy y donde tenían un vínculo con el barrio más intenso, por los carnavales, por el tango, tenían un vínculo con la vida cotidiana que excedía al futbol.
De repente el fútbol pasó a ser no solo lo más importante sino lo único y esto fue una complicación,  porque en el fútbol se midió más ganar o perder, y esto seguramente llevó a cambiar estos conceptos.

 

Entrevista realizada por Diego Bartalotta, licenciado en Periodismo e investigador social.
Foto: www.buenosaires.gob.ar/radiociudad

 

Facebook